# buscamos por palabras

Patriarcados versus Feminismos: Una Historia (Parte I)


Los Feminismos o el Feminismo, es una palabra que tiene mucha historia y que siempre estereotipamos a un conjunto de Mujeres que sólo querían la igualdad con el Hombre el Masculino.
En este espacio iremos con la Historia, sus protagonistas y sus hechos, sacando esos estereotipos en lo que las sociedades nos han educado.
Para valorar filosofías, movimientos y luchas que no sólo eran ni son para las Mujeres, sino para transformar una realidad, miradas que impulsan cambios profundos de cuestionamientos
El feminismo ha llevado a importantes cambios en la sociedad, incluyendo el sufragio femenino, el empleo igualitario, el derecho de pedir el divorcio, el derecho de las mujeres de controlar sus propios cuerpos y decisiones médicas (como el controvertido tema de la Interrupción Voluntaria del Embarazo), entre otros.”

El Feminismo surge como hija rebelde con aires independientes a contraponer otra mirada y a enfrentar las ideas misóginas del pensamiento promulgado por Rousseau, y que se emblema en la Declaración de los Derechos del Hombre, surgidos en el siglo “de las Luces” con la llamada Ilustración Europea.
Amelia Valcárcel, analiza y polemiza profundamente desmembrando cada párrafo del discurso rousseauniano. Amelia, enfatiza que el feminismo no va de “discursos de la excelencia, sino a un discurso de la igualdad que articula la polémica en torno a esta categoría política”.
El feminismo viene a ser un discurso con fuerza que rompe con el naturalismo práctico y funcional dominante por parte de los “Ilustradxs”. Manifiesta q con Wollstonecraft,  que el feminismo tiene su obra fundacional, ya que la obra de Mary Wollstonecraft, es un alegato pormenorizado contra la exclusión de las mujeres del campo completo de bienes y derechos que diseña la teoría política rousseauniana.
Dado que las concepciones solventadas por el gran Rousseau, vienen a generar ese patriarcado dominante y omnipotente de afirmar que la igualdad entre los varones se encuentra en su preponderancia sobre las mujeres, promulgando que el Estado ideal es una república e la cual cada varón es jefe y ciudadano, y que todas las mujeres sean de la clase social que sea, son privadas de una esfera propia de ciudadanía y libertad.
El feminismo hijo/a no querido por la Ilustración es la frase gráfica y filial, que presenta, un padre o madre que sustenta educación, normas, leyes y roles determinados a cumplir y que por esa misma razón, sus hijos e hijas se rebelan y cuestionan la autoridad patriarcal. “Del molde rousseauniano, brota también el nuevo modelo de feminidad que la división de papeles sacraliza. Si las mujeres no pertenecen al orden público- político, es porque lo hacen al doméstico- privado”.
¿Cuáles eran las principales demandas de las mujeres del siglo XIX?
Las principales demandas de las mujeres del siglo XIX tienen que ver con un despertar, un tomar conciencia de la existencia de las exclusiones, que imperaban hacia siglos anteriores y el actual. Las ”re-conceptualizaciones” de los sexos por diferentes pensadores misóginos que no escondían sus pensamientos patriarcales. Venían a contrarrestar a los nombres que trascendieron en la Historia, siendo verdaderos influyentes en toda materia biológica, médica, psicológica y política, como Hegel, Schopenhauer, Nietzsche, se levantaban las voces y escritos del primer feminismo Wollstonecraft, Gauguin, Condorcert, y el de Flora Tristán.
De los otros textos de Leticia Urién, donde da a conocer a través de la obra de Flora Tristán, lo fundamental de esta época que fue el DARSE CUENTA, tomar conciencia en vida y decisiones propias desde cada mujer, qué quería, qué necesitaba. Darse cuenta de las exclusiones de derechos que existían y habían existido.
Flora Tristán enfatiza con su experiencia propia, trata de contagiar que la fuerza femenina, parte de las mujeres mismas, “el punto más alto de la civilización será aquel en que cada uno tenga conciencia de las facultades intelectuales y las desarrolle deliberadamente en interés de sus semejantes sin considerarlo diferente al suyo”.
Así imprimía en forma de escritura sus vivencias y estructuraciones como sentencias de sus pensamientos Flora Tristán.
Ella desde su condición social de paria, por querer divorciarse de su marido, por querer un lugar propio en esa sociedad del siglo XIX, representa una bandera para las mujeres de esa época. Flora Tristán se dio cuenta.
Del mismo modo Mary Wollstonecraft, según Alejandra Ciriza, llamada la Ilustradora inglesa, puso de manifiesto “los obstáculos y tensiones involucrados en el tipo de relación entre cuerpo y política que se hace visible a partir de la modernidad y que hoy retorna: la cuestión de la tensión entre un orden construido simultáneamente sobre la proclama del carácter universal de la ciudadanía a la vez que sobre la exclusión de las mujeres fundada en razones por así decir “ biológicas” o “ naturales”.
La ilustrada inglesa reivindicó de manera explícita el derecho a parar a las mujeres de ingresar al orden político, dando acceso a la educación. La pregunta de Wollstonecraft “¿es la diferencia sexual relevante, en orden al ejercicio de la autoridad y el poder político?”.
Todas las Mujeres de este siglo pedían igualdad de derechos con los hombres y criticaban la dependencia de las mujeres a sus maridos. Pedían y proclamaban el derecho al sufragio, a la educación superior y a igual salario por igual trabajo.
Se lucha por la educación como fuente para un futuro de independencia económica.
Como la educación también y con dificultad comenzaron a formar mujeres en el tema de la determinación sobre nuestro cuerpo, control de natalidad, el uso de anticonceptivos, sufriendo muchas veces la cárcel o ser perseguidas.
Sería interesante contrastar ese siglo con las Mujeres del otro hemisferio, que también tuvieron su protagonismo histórico y puede que ser que hayan sido las primeras feministas del siglo en la época convulsionada y revolucionaria de Latinoamérica.
Aixa García
Nota publicada en :
FUENTES CONSULTADAS