# buscamos por palabras

Cantos de sirenas lunares


Aixa Garcia / Publicado en :
La Gaceta Independiente



En esta ocasión  les traigo un concepto de devolver a la madre tierra lo que nos ha dado. En especial esta nota para todos los que estamos queriendo respetar al entorno del planeta y a nosotros mismos.
Presentamos a la señora menstruación: Según el diccionario la palabra menstruación se deriva delespañol menstruo, proveniente a su vez del latín menstruus, cuyo origen está en mensis, que significa mes. Se la conoce más popularmente con el nombre de el menstruo, el flujo, la regla, el mes, el período, la época, la costumbre, la visita, la novedad, la luna o por una interpretación válida del lenguaje y que siempre hace curvar las esquinas labiales a una turbadora sonrisa: la menstruación.
En forma poética se ha denominado como “El llanto de la naturaleza sobre el óvulo no fecundado”, aunque otros opinan que es en realidad el tributo que se paga mensualmente por la alegría de la no fecundación.
Todos estos términos y definiciones provienen de la definición de siglos patriarcales a la que somos las mujeres encausadas y censuradas.
La menstruación sucede básicamente al disminuir de forma brusca los niveles hormonales sanguíneos de estrógenos y progestágenos al no producirse la fecundación del óvulo, lo que origina una hemorragia endometrial por la descamación de la mucosa uterina; la menstruación sería por tanto, desde el punto de vista fisiológico, una simple hemorragia por deprivación hormonal.”
Aunque esta es una explicación muy técnica, muchas culturas le han dado un valor y un origen diferentes…

Reeducamos desde los conceptos y nos nutrimos de la magia ancestral:
En alguna época de nuestras diferentes etapas, las mujeres podemos llegar a redescubrir el verdadero significado de nuestros ciclos.
Debemos darnos tiempo de reflexionar y buscar información sobre la verdadera historia y el verdadero concepto de nuestra querida menstruación.
Acostumbradas a lo intolerable y perjudicial que puede ser estar cada mes molestas por ese incordio de chorredera de sangre considerándola inútil y perjudicial para nuestro entorno.
En muchas de nuestras familias siguen manteniendo conceptos erróneos y fantasiosos que vuelcan y siguen educando a las hijas con ese estigma de estar en estado, o estar en el mes.
Prejuicios y fórmulas incómodas ponen en un lugar a las mujeres como culpables de su estado mensual, molesto, antihigiénico, y de estado perturbador, que hace que cada mujer se crea y establezca formalmente cumpliendo punto a punto los comentarios de tías y madres en verdaderas condenas físicas y psíquicas en los procesos naturales y de fiesta que otras culturas tenían con respecto a la menstruación de cada mujer.
Reformulemos los conceptos y hagamos de nuestra menstruación un valor. Volvamos a rescatar de nuestras mujeres originarias y de nuestras referentes matriarcales, considerando al flujo divino y sagrado, denotando que somos personas dadoras de vida y que somos parte de un ciclo, conectadas con la madre naturaleza.
Nos comenta una mujer argentina: Esta sangre es la que gesta y alimenta al bebe recién concebido, pero que en caso de no haber embarazo, cae en forma de menstruación junto con el diminuto óvulo. Esta función la convierte en uno de los flujos más nutritivos que cada 28 días el cuerpo de las mujeres produce, rica en oxígeno y nutrientes. ¡Mujer! Entonces, en vez de tirarla a la basura, en tu próxima luna (período menstrual) puedes elegir para nutrir y fertilizar tus plantas, árboles y huertas.
Aprovecha para celebrar este momento como cierre de un ciclo y el comienzo de otro. Tal como las fases lunares, que rigen y siguen en común unión los ciclos de las mujeres.
Y culminamos con el aporte de una mujer chilena: Elfa (Francisca Navarro Echenique), instructora de Kinamanik Yoga – Investigadora de campo en Conciencia Femenina y Salud Natural Autónoma. – Asesora en Crecimiento Personal a través de la conexión con lo Natural y el Empoderamiento del Ser. CHILE- www.elfica.cl: “La Menstruación es la clave de la renovación de la mujer y al mismo tiempo, de la humanidad a la que ella da vida, crea y educa. No existe purificación más grande que el derramamiento natural y cíclico de sangre femenina, ya que este líquido vital contiene toda la información de nuestra historia en el mundo físico.

La Tierra, de manera ancestral y natural, había estado recibiendo la sangre de las mujeres por miles de años y leyendo a través de ella constantemente, la memoria genética de nuestra raza, enterándose así de la situación evolutiva en que vivía el ser humano.

Pero en los últimos siglos, nuestra madre no ha sentido nuestra energía debido a que hemos renegado de este ciclo natural, depositando la sangre en plástico y basurales. Es por eso que la forma más básica y efectiva de darle nuestro amor y reconectarnos con ella, es cerrar nuestro ciclo menstrual de una manera correcta, entregándole nuestra sangre. Con la sangre menstrual se pueden regar las plantas, las flores, las verduras, y no es difícil notar con qué fuerza y energía tan especial crecen. También, se puede devolver a la tierra en una ceremonia de luna nueva, o luna llena…
Desde estos puntos de vista, el concepto tan instaurado desde hace siglos en las propias mujeres y educadas de generación en generación, va tomando otros matices.
Cuando en lo personal, estuve en contacto con profesionales que educaban en lo sexual y en el cuerpo de cada mujer en este sentido que todo es un ciclo, que nuestra menstruación no es una condena, ni un signo de debilidad, ni un asunto impropio. Comencé a querer mis ciclos, a estimar y contagiar a las demás mujeres de la importancia de devolver a la madre tierra lo cosechado, lo que da nutrientes, que no es algo que no tiene valor. Tiene un valor natural propio. Nosotras debemos estar orgullosas de ser las personas que brindamos vida, sea en hijos e hijas o en devolver los nutrientes a nuestra madre tierra. Reformulemos, re-educar es la consigna.
Sirenas, cantemos a la luna nueva, a la luna llena y las demás fases que somos todas lunas enredadas en la inmensidad universal de seres que conectad@s o no, podemos crear y dar vida a nuestros sueños.