# buscamos por palabras

Me han estremecido un montón de mujeres: Mujeres de fuego, mujeres.


Aixa Garcia / Publicado en :
La Gaceta Independiente


¡En este espacio volaremos  de la mano de todas las mujeres, toma tu escoba, tu unicornio y no pienses, vuela con la luna , vuela con las estrellas, vuela con la RED!
(I PARTE)
En el artículo de hoy citaremos a mujeres que, históricamente y en el tiempo actual, nos han llevado a volar, tanto en pensamiento como en el deseo, de ser libres de tanto mandato. Puede que sea no sólo una entrega, sino una forma de vida. Hoy, desde el feminismo podemos, como personascomprometidas , tener una mirada que hace muchos siglos y desde otras culturas nos han quitado de la memoria colectiva, ¿quiénes?, eso es lo que tenemos que visualizar.
La información nos da poder y el poder nos proporciona el hacer. Personas hacedoras nos comprometen, desde el “hoy” a querer y seguir transformando las miradas culturales, dominantes desde hace siglos.
Una mujer actual, Montse Boix, mujer hacedora y creadora, impulsora del trabajo y de transmitir la información en RED DE MUJERES, coordinadora y promotora de la revista feminista “Mujeres En Red”. Mujer creadora de la  Red de Nodo 50, en donde puedes incorporarte a la lista para poder interactuar y recibir información y contactos con otras mujeres que andan inquietas, activas y en acción constante.
Montse Boix es Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Bellatera, en Barcelona. Ella misma nos cuenta: “Soy periodista y trabajo en la redacción de internacional de los Servicios Informativos de Televisión Española desde hace más de 20 años. Durante dos décadas he investigado especialmente la situación del mundo árabe, el Magreb, los movimientos islamistas, etc. y en los últimos años e incorporado como centro de estudio los procesos de América Latina, una zona que, os confieso, cada vez me resulta más interesante.
Defiendo firmemente el derecho de la ciudadanía al acceso a la información, la comunicación y el conocimiento. Considero que el empoderamiento digital de las mujeres estan ayudando a luchar contra la desigualdad que históricamente sufren las mujeres.
Desde luego, soy feministaY una apasionada de las TIC, pero sobre todo el uso social de las mismas. En 1996 creé Mujeres en Red.[1] (Sic).
Gracias a Montse, hoy muchas mujeres estamos enredad@s y seguimos sus pasos, así estamos informadas de los procesos transformadores que nos proporciona la mirada desde la perspectiva de género.
Otra de las Mujeres que en este año me ha inspirado y a fondo, es una mujer histórica. Julieta Lanteri me tocó porque fue migrante. De origen italiana, migrante, una  mujer que tenía que ser muy fuerte para sostenerse como persona. Rescatamos su historia en la red, gracias a Wikipedia:
Julieta Lanteri (1873 – 1932) llegó a la Argentina desde Italia, junto a su familia, cuando contaba con 6 años de edad. Su familia después de varias residencias logró afincarse en La Plata. En 1886, Julieta ingresó al Colegio Nacional que la habilitaba para ingresar a la Universidad. En 1891 optó por estudiar Medicina, una profesión vedada a las mujeres pero pudo acceder por un permiso especial del Decano, Dr. Leopoldo Montes de Oca. Se convirtió en la quinta médica recibida en Argentina y, junto con la primera egresada en esa casa de estudios la Dra. Cecilia Grierson, fundó la Asociación Universitaria Argentina.

En su trayectoria como mujer y Feminista, integra el Centro Feminista del Congreso Internacional del Libre Pensamiento que se hizo en Buenos Aires, con otras Feministas como Raquel Camaña, Elvira Rawson de Dellepiane, Petrona Eyle, Sara Justo, Cecilia Grierson y Adelia Di Carlo, reclamaban por los derechos cívicos femeninos en Argentina.

Organizó junto a otras mujeres, el Congreso Feminista Internacional con sede en Buenos Aires. Se presentaron trabajos de mujeres de todo el mundo referidas a temáticas de género como derechos civiles y políticos, divorcio, educación, cultura, economía, etc. Fue el primer evento de este tipo que mostró al mundo, y de manera concreta, la organización feminista y las propuestas para modificar las situaciones de inferioridad que vivían las mujeres argentinas y del mundo entero.[2]
La anécdota que la denota es que, en el año 1911, “la Municipalidad de Buenos Aires expone los padrones para las votaciones y convoca a los vecinos (digo bien “vecinos” en masculino porque eran todos hombres), llamó a que lo hicieran los ciudadanos mayores, residentes en la ciudad, que tuvieran un comercio o industria o ejercieran una profesión liberal y pagasen impuestos. La incansable Lanteri advirtió que nada se decía sobre el sexo. Entonces se inscribió en la Parroquia San Juan Evangelista de La Boca, que era la que le correspondía por su domicilio. Cuando llegó el 26 de noviembre de ese año, día de las elecciones, votó en el atrio de esa iglesia.
El Dr. Adolfo Saldías, Presidente de mesa, la saludó y se congratuló “por ser el firmante del documento del primer sufragio de una mujer en el país y en Sudamérica”. La Dra. Lanteri se dirigió a “La Nación” y a “La Prensa”, por entonces los medios escritos más leídos, y contó el hecho. Al día siguiente apareció en los diarios la novedad. Poco tiempo después, el Concejo Deliberante Porteño sancionó una ordenanza donde especificaba claramente que estaba prohibido el voto de las mujeres porque el empadronamiento se basaba en el registro de empadronamiento del servicio militar. Al enterarse de eso, Julieta Lanteri se presentó ante registros militares de Capital Federal, solicitando ser enrolada y acudió directamente al Ministro de Guerra y Marina.”
Con esta anécdota, pueden llegar a imaginarse lo fuerte y tenaz que fue esta mujer, sus acciones la llevaron a que “en el año 1919, se postula a una banca en el Congreso como diputada, convirtiéndose así en la primera mujer candidata en Argentina. Al no ser legalizada para ingresar al parlamento, organizó y encabezó en Plaza Flores el primer simulacro de votación callejera. Este meeting congregó más de dos mil personas y llamó la atención de las feministas en el mundo. A principios de 1920, el Senador Dr. Juan B. Justo la incluyó en su lista del Partido Socialista Argentino junto a Alicia Moreau de Justo.
Pero la incansable Julieta siguió adelante, fundó el Partido Feminista Nacional por el que se postuló a legisladora en varias oportunidades. En 1924, año en que triunfó el Dr. Alfredo Palacios, Julieta lo siguió en cantidad de votos obtenidos. No fue poca cosa, y a partir de allí comenzó a ganarse aún más enemigos. Los principios de su partido se incorporaron a partidos nacionales en San Juan  yMendoza. Previó golpes totalitarios en Sudamérica, disertando en la UNLP y se entrevistó con el Dr.Marcelo T. de Alvear para comentarle alternativas antiautoritarias. Bregó por derechos y mejoras laborales femeninas e infantiles.”[3]
Éstas, como muchas otras mujeres que han pasado por la historia, han inspirado a muchas más mujeres que siguen llevando sus banderas, continuando la lucha por el lugar para todos en una reformulación del feminismo, siendo hoy considerada ya una ideología.
Seguiremos contando anécdotas y descubriendo a las mujeres de hoy y de siempre. Espero que el viaje les haya gustado y por lo menos tengamos más información y enlaces para seguir enredando.