# buscamos por palabras

¡Vuelta de página…cuando la Madre Natura nos llama!


Días de verano en este lado del hemisferio este, debajo del Ecuador, según las cartografías. El mundo es uno sólo y una sola, cuando la Madre Natura nos convoca y nos llama.
Las grandes urbes con sus tremendos edificios de cemento y habitaciones tipo jaulas, cual pájaros encerrados y encerradas. Caminando con el paso firme y directo sin mirar al que tengamos al lado, no mirar, seguir la ruta.
Trabajar, fichar, llegar a horario, llegar a tiempo, para producir, para otros y otras, para dar crédito de que sirvo y que soy productivo y productiva.
Así vivimos y los y las que nos atrevamos a salir de las normas, de lo que se considera socialmente lo normal y cuerdo. Quedaremos  atrapados y atrapadas por la desolación.
Por esa cuestión de VIVIR O NO VIVIR, VIVIR, DORMIR, DORMIR, MORIR.
Lo más preciado se hace poderoso y lo ansían obtener muchas personas. Una vida llena de cosas materiales que nos dicen cómo somos y nos ubicará en la escala social que nos indique el porcentaje de mi crédito, de mi sueldo, de mi status.
No somos más que humanos y humanas. En el fragor de conseguir esos escalones, nos olvidamos, de dónde venimos, a dónde vamos.
Un mismo ciclo vital, una Misma Madre nos llama, nos da la vida y nos llena de energía.
No nos pide que fichemos diariamente, ni que cumplamos las normas, nos pide respeto y que no olvidemos nuestro origen.
A lo largo de los años, creo que ya lo hemos olvidado. Nuevamente hay, y habrá, que escuchar nuestros gorgoteos, nuestros corazones que nos piden no más consumismo, no más comida chatarra, no mas ir detrás de las zanahoria que nos van dando delante de nuestras narices, confundiendo el verdadero sentido de nuestro vivir.
Como no me encuentro dentro de la mayoría, ni de las que acaten las normas, manos amigas y de pensamientos que sólo somos un grupo de células, conectadas, materia y moléculas que nos diferencia el pensar y una energía vital de sentimientos, nos hace llegar un CD, una película, que rompe con los cánones de la sociedad actual.
Hecho real, que te golpea la realidad en tu cara, y que redime y te llama a que pares de consumir, de pensar que no hay más que tu portafolio, tu estatus y la seguridad de llegar a tu edificio con seguridad y alarma.
Una persona que ha nacido en 1968, un año donde grandes acontecimientos se producen revolucionando la Vida, la Sociedad y el Universo.
Una persona, que con todo el conocimiento adquirido, que su nivel social le ha permitido alcanzar, descubre las GRANDES CONTRADICCIONES  sociales y Mundiales.
“Into The Wild”, conocida en el habla hispana, español y en Argentina como “Hacia Rutas Salvajes”.[i]
Más allá del director, Sean Penn, grandioso y de una trayectoria impecable como actor, productor y director, más allá de las buenas actuaciones. La película propone más que un llamado, un aprendizaje, en cada uno de sus contados encuentros con personas en su camino, no dejó de seguir aprendiendo para poder cumplir su objetivo.
El llamado de atención que me ha proporcionado esta película, es lo largo que es nuestro caminar y que muchas veces no aprovechamos cada persona que encontramos en nuestro caminar, y que cada momento, cada entrega, cada trabajo que toque en esa ruta, en esa parada a la vera del camino, podemos siempre elegir, y siempre podemos aprender mucho más que si siempre estamos corriendo, sin tiempo, sin posibilidades a escuchar al otro y a la otra. ( ver peli ) 
Recomiendo y os dejo a todos y todas estas imágenes, que espero les haga sentir que más allá de la libertad tenemos el poder en nuestro de interior  de la ELECCIÓN.
Dejemos que los momentos, la Madre Natura nos invada, con el silencio que podamos buscar en alguna montaña, cerro o rincón de nuestro patio o jardín.
Vivamos entregadas y entregados al viento que nos toca la cara, en ese momento respiremos y hablemos, digamos alguna palabra que estoy segura que a la otra persona a la que  llegue esa brisa, ese viento, la escuchará.
Entreguemos, entre tanta prisa un poco de momento, de pensamiento a nosotr@s mism@s.
Los y las invito a pasear por la red, buscando un lugar, lejos de tanta materia pura donde sólo existen relojes, consumo y ruido que no nos deja escuchar el llamado real y agónico de Nuestra Pacha Mama.